Juniorísimas

La triste realidad

VieravsSTAFE-14769495-2

Desde hace muchísimo tiempo no escribo por acá, la verdad las razones son múltiples. La vida me ha llenado de ocupaciones y lamentablemente la situación del club tampoco estimula a buscarle tiempo, así sea del tiempo de mi descanso. Pero debido a la situación que está atravesando la institución, prostituida por un puñado de mediocres, me animo para escribir estas líneas, así insistan de Junior FC, no las voy a quitar.

La situación que está viviendo el club, la eliminación de los torneos, el mediocre desempeño de los jugadores es la suma de un virus que carcome al club desde los pies hasta su cabeza.

Fuad Char y la Junta Directiva

El “máximo accionista” o más bien dueño del equipo es uno de los principales responsables de la debacle. Mostró que su capacidad de gestión se ve limitada. Bajó la cabeza en un momento crítico, cuando el club necesitaba más de él, terminó agachando la cabeza y no apoyando a quienes realmente lo necesitaban. Como bien es sabido, acolitó con su decisión de no apoyar al cuerpo técnico, la mediocridad de ciertos jugadores. Es bien sabido que la inversión que hizo fue grande pero faltó su mano fuerte al momento de sancionar, de apoyar y de decidir. Las decisiones que se requieren de un líder brillaron por su ausencia. Es más, el señor Quiñonez hoy en día sigue de parranda en parranda en su casa, pero bueno, eso es harina de otro costal. Señor Char, no todo en la vida es dinero.

Contrataciones

La junta directiva y el cuerpo técnico, limitados por su presupuesto armaron un equipo que no dio la talla. Pobre en ataque y frágil en defensa. Eso sumado al mal momento de algunos jugadores que venían brillando en el club, dejaron a Júnior por fuera de los 8, sin opciones de nada en lo que resta del año.

Julio Avelino Comesaña y su cuerpo técnico

Julio tiene parte de la responsabilidad, en cierta parte, el planteamiento no fue del todo correcto, perdiendo puntos en Barranquilla y no recuperándolos por fuera. La selección de Jugadores no fue la mejor y algunos que llegaron por recomendación suya, no brillaron. Es normal que hay un ciclo de aprendizaje y para acoplarse, el problema es que la situación y los contratos que se tienen dudo lo permitan. Muy probablemente el otro año, sin prácticamente opciones de competiciones internacionales (aún queda la reclasificación), limite el presupuesto y seguiremos en las mismas. No hay fútbol, no hay resultados. Nada que decir o defender aquí.

La hinchada

La hinchada no estuvo y le dio la espalda. Cierto que es una forma de protestar y es algo respetable. Cierto que el Junior no atrae, ni por como está jugando ni por los resultados que está dando, pero hay que tener claro que un club vive de los contratos que tiene con sus patrocinadores, vive de las entradas a los estadios, vive de la venta de sus productos y del mercadeo que se hace, pero si no hay apoyo este ingreso se ve limitado y se hace insostenible la manutención del club. Se necesitan ideas frescas, se necesita el apoyo de la hinchada, se necesita capital para seguir rodando la maquinaria, todo va ligado y aunque el dinero no va directamente relacionado con los resultados, la falta de él, dificulta que se tenga un equipo competitivo, dificulta que se pueda formar jugadores para el futuro, y eso solo es el principio de una larga lista de cosas.

Lamentablemente esto es cíclico, la gente no va porque el equipo no juega bien, porque no llegan los refuerzos esperados, los refuerzos no llegan porque la gente no va por los malos resultados, por el pobre rendimiento, los jugadores que llegan son de flojo nivel y como hay pocos recursos generalmente llegan aquellos que pocos clubes quieren contratar, desordenados y viciosos. Esta rueda hay que pararla, para eso se necesita que todos pongamos de nuestra parte, desde el que está arriba hasta el de abajo.

Comentarios Cerrados