Juniorísimas

Cuando la fama se te sube a la cabeza, te puede llevar al fracaso

luisquinonez_fotojunior_d_1

La vida de Luis Enrique Quiñones García es el repetir de la historia de gran cantidad de jugadores que han terminado en el más absoluto fracaso. Para Júnior esto no es algo nuevo y mucho menos lo es en el fútbol colombiano.

Hace unas semanas fue publicado en Futbolred un artículo en el cual se recuerda a aquel jugador que, luego de ser catalogado como uno de los mejores prospectos para jugar Europa y elogiado por la FIFA en el 2008, junto a Juan Guillermo Cuadrado y Martín Quintero, ahora está sumido en una profunda crisis económica y personal. Todos recordamos a Jaime Córdoba, quien firmó contrato con Júnior proveniente del América de Cali y recibía un sueldo de más de 20 millones de pesos al mes en su época, y que luego terminó despreciando al Júnior, regresando al “equipo de sus amores” cuando Júnior le abrió las puertas y lo trató de la mejor manera. Pero Córdoba, viviendo de lujos y vicios terminó arruinando su vida como deportista profesional por vivir de rumba y bebiendo alcohol. Hoy en día Jaime Córdoba busca así sea gratis, volver a jugar al fútbol profesional, lamentándose de la oportunidad perdida y de estar al nivel de sus compañeros, quienes hoy brillan en Europa.

Quiñones es fiel reflejo de la mentalidad de muchos deportistas colombianos, que viven un momento de fama, que tener buenos ingresos los desordena, haciéndoles perder la cabeza gastando en rumba y en el consumo de bebidas alcohólicas en momentos inapropiados. Hay gente que lamentablemente no puede diferenciar cuando es el momento de celebrar y cuando no. Lamentablemente este es el caso de uno de los que forman parte de Júnior, una manzana podrida que lamentablemente está dañando otras y creando un mal ambiente, reflejo de lo que está pasando hoy en día producto de su inmadurez.

Lamentablemente retirar la manzana podrida es la mejor solución, pero no sirve de nada si la junta no apoya este proceso. Es claro que el señor Fuad Char invirtió una gran cantidad de dinero y no está dispuesto a perderlo, por eso minimiza el asunto, porque quieren minimizar la perdida de los dos mil millones de pesos que pagó por él y por Jorge Aguirre (afortunadamente el negocio trajo a Aguirre porque si no hubiera sido una autentica catástrofe).

Señor Fuad, no olvide que los intereses de la institución prevalecen sobre los intereses que los jugadores o en específico sobre este individuo, así que por favor sea consecuente en sus acciones y no mande mensajes en contravía de los beneficios de la institución solo por unos pesos mal invertidos. Entiendo perfectamente que quiere recurar la inversión, pero no es justo que se trapee con la institución para llevarlo a cabo.

Mientras tanto al bagazo poco caso, hace muy bien Sebastián Viera en darle poca importancia a alguien que representa tan poca cosa.

Comentarios Cerrados