Juniorísimas

James Sánchez es James Sánchez

  Por Germán Corcho Tróchez Especial para Fuerza Tiburona Hasta la expulsión de Toloza y su sustitución, James Sánchez era junto con Jorge Aguirre los jugadores más destacados de Junior, […]

James Sánchez

 

Por Germán Corcho Tróchez
Especial para Fuerza Tiburona

Hasta la expulsión de Toloza y su sustitución, James Sánchez era junto con Jorge Aguirre los jugadores más destacados de Junior, en el partido del sábado ante Pasto en el Metro.

Quiero dedicar esta primera entrada a un jugador contratado para reemplazar al nombre de uno de los de mayor rendimiento en 2015 para el equipo: Gustavo Cuellar. Ido el Vikingo, seamos sinceros, muchos sentimos el bajón por no saber quién lo reemplazaría. Sabemos que Luis Narváez y Yhony Ramírez son de un corte más defensivo, de pegar y entregarla de inmediato. Cuéllar no solo cumple esa función, juegue donde juegue, sino que sus capacidades incluyen conducción y acompañamiento en el ataque. Ida y vuelta, en pocas palabras.

Pero desde el primer semestre, en lo personal, venía observando a Sánchez cuando era la mejor cara del descendido y ya extinto Uniautónoma. ¡Si hasta nos hizo el partido en el único ‘derby’ que UAC ganó a Junior (0-2)! Aunque los goles los anotó Pablo Rojas, todavía recuerdo el pase ‘tres dedos’ con el pie derecho que le puso, como con la mano, para el segundo tanto.

Por eso cuando escuché su nombre (incluso varias veces triné el año pasado que Junior debía ponerle el ojo), me sentí un poco más tranquilo. No del todo porque, como es natural, el resto faltaba en la cancha.

Empezó el torneo y ante Huila lo vi tímido. Con el Medellín mejoró, en especial en el manejo del mediocampo con Guillermo Celis. Y, ante Patriotas, no tuvo un gran partido, pero la recuperación y la jugada de ataque que armó a dos minutos de terminarse el descuento, salvó el partido. ¡Y los tres puntos!

En esos primeros tres partidos, en medio de los altibajos típicos del comienzo de campaña que puede tener un jugador y la falta de engranaje con su socio de recuperación (Celis), lo que más me alegró de Sánchez es que fue él. Porque habría sido un error (y lo sería), si se come el cuento de que debe hacer lo que Cuéllar hacía. Claro que debe cumplir la misma función, pero a su manera, con su estilo y aptitudes.

Ante Pasto en el primer tiempo, e insisto que previo a la expulsión de Edison Tolosa, Sánchez se mostró más regular, como el jugador que acabó ante Patriotas. Incluso, más suelto, pidiendo más el balón, hablando a los compañeros y chocando al rival. Sus mejores minutos como rojiblanco.

El primero gol, el de Toloza, empezó por un pase suyo que Aguirre logró controlar para construir la doble pared con el chocoano, cuyo remate acabó en el fondo de la red. Golazo. Y en el segundo transporta por el medio y se la filtra a Aguirre (sí, otra vez con Aguirre), quien mete por el callejón una asistencia que Vladimir resolvió a lo Romario. Un uñero preciso.

Dentro de lo destacable de Sánchez, considero que tiene otra cualidad que a Cuéllar no le vi mucho: jugar al primer toque. No da tiempo a que el rival presione. El contrario ni siquiera se le ha acercado, cuando el número 6 ya sabe en quién descargará. La mejor muestra de ello fue en Medellín, cuando el DIM (0-1 abajo) intentaba presionar a Junior. Esos pases de primera desarman cualquier marca o disposición a asfixiar la salida. Y, claro, desahogan a cualquier onceno que necesite sacudirse. Es Sánchez, junioristas, no le busquen más. A Cuellár lo que es de Cuéllar, a James lo que es de James. Me tomo este espacio para este tema porque, ante Patriotas, escuché a más de uno exclamar: es que Cuéllar era, es que Cuéllar hacía, es que Cuéllar se metía. Y lo confieso, por momentos llegué a pensar lo mismo. Pero no. Nos equivocamos en eso.

Y, ojo, falta que explote otra de sus buenas virtudes: la pegada de media distancia. Con todo lo anterior, no pueden ser pocas las expectativas personales (y seguramente de muchos y muchas de ustedes) con James Sánchez. Le deseo que siga así: mejorando.

PD1: Entre Celis, Arias y… James, sí, el mismo, les cabeceó Arrechea para el primer gol de Pasto. En el primer palo y ante la espera de Viera a que entre los tres resolvieran.

PD2: Agradezco la invitación por parte de Juan K. Arteta para tener este espacio en la web de la barra, de la cual soy orgulloso miembro-fundador en Barranquilla.
“Necesito que le regales algo a FTB, una columna semanal para la página, si es posible que sea de tu visión del partido anterior de Junior”, me comentó por WhatsApp. “Joda, qué vaina linda, voy pa’ esa”, le respondí de inmediato. Señor presidente, un honor y un placer.

PD3: El domingo retorno a Oriental. Este año el trabajo solo me ha permitido ir ante Patriotas, partido para el cual acepté la invitación de entrar a occidental. Lo dudé desde un principio y lo lamenté al final, cuando Aguirre anotó para el triunfo. En medio del desenfreno y la emoción, quise quitarme la camisa, pero recordé que no estaba en mi tribuna, con mi barra y mi gente. Nos vemos este fincho, seguro. (Mis excusas a mi llave Hansel Alemán, el de la propuesta).

Comentarios Cerrados